Las mujeres tabasqueñas están trascendiendo

Redacción

 

«Que nada nos defina. Que nada nos sujete. Que la libertad sea nuestra propia sustancia». Con esta frase de la filósofa francesa feminista, Simone de Beauvoir, inició el foro «Mujeres tabasqueñas, el valor de trascender», en el que se reconoció la historia de esfuerzo de diversas profesionales.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, este evento organizado por las áreas de Psicología y Servicio Médico de esta casa de estudios, abrió a los presentes un panorama más amplio de las situaciones que las mujeres pueden llegar a sortear.

En su intervención, la maestra Cinthya Gómez Gallardo, experta en salud mental en el área clínica y educativa, expuso el tema «El Empoderamiento: proceso individual –colectivo para una vida libre de subordinación y violencia», en el cual compartió datos históricos y contextos sociales acerca del movimiento feminista, y el impacto que éste tuvo en su vida.

El ámbito académico permite la equidad, el análisis y la discusión, por lo cual no es un ambiente en el que las luchas de poder sean normalizadas, pero en entrevista, la también maestra e investigadora de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), contó que en algún momento de su carrera uno de los mayores retos fue vencer la idea de que siendo mujer, tuviera la capacidad para tener ese trabajo.

«En el ámbito de la gastronomía es muy poco lo que se espera de las mujeres», confió Lupita Vidal, dueña del restaurante La Cevichería y fundadora de los movimientos Come Tabasco y Ciudad de Colores; quien con experiencia y cimientos firmes en la cocina tradicional, apuntala que es normal que en el mundo de la gastronomía profesional las mujeres sean hechas a un lado.

La chef galardonada por el Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana considera que destacarse en su campo le ha costado mucho más por el hecho de ser mujer  «he visto como la credibilidad de una mujer puede perderse nada más por las palabras de un hombre en la cuestión de la gastronomía», y que esas situaciones le han hecho entender el movimiento feminista.  

También conocimos de viva voz la historia de Jessyca Mayo Aparicio, licenciada en Derecho y diputada local del Distrito 12, Centro, Tabasco, quien contó a la audiencia los retos que debió sortear para llegar a su actual puesto, así como su labor en las comisiones de las cuales es parte, y sus ideas acerca del empoderamiento de la mujer.  

«En general en el ámbito de la política a las mujeres nos cuesta dos o tres veces más llegar a un lugar, pero sin duda la mayoría de las mujeres que estamos aquí, estamos porque nos ha costado, no nos han regalado nada, venimos de la cultura del esfuerzo».

Y deja como mensaje final el nunca darse por vencidas «seguir luchando, en resistir, en resistir, en nunca desistir, y pues luchar porque todos los sueños se pueden lograr».

La bailarina profesional Luisa Andrea Canul Brito, sostuvo que sus retos laborales han sido variados: la lucha contra sí misma, el sacrificio personal, las lesiones sorteadas en el ejercicio de su labor y las mentalidades machistas de la sociedad en donde a las bailarinas se las vincula con otro tipo de cosas.

Pero sobre todo, la principal barrera ha sido la falta de seriedad atribuida a su carrera, «el profesionalizar la carrera y que la gente vea que sí es una licenciatura, que si es una carrera en donde te preparas, puedes llevar muchos mensajes a toda tu comunidad».

Su esfuerzo la llevó a ser Premio Estatal de Danza Contemporánea Tabasco 2019 y no cesa en la determinación de lograr sus sueños, al negarse a un trabajo de escritorio fijo: «no, yo voy a perseguir otro sueño y lo voy a construir aún con todas las barreras, aun contra todos los topes que te va dando el camino. Es algo que todos nos deberíamos de atrever a hacer alguna vez en la vida».

Finalmente, el último de los testimonios fue de Ana Paula Malagón, cantante de Ópera Internacional y maestra en Canto, quien considera que aparte del esfuerzo que conlleva su profesión, el reconocer sus valores y no comprometerlos para lograr un escaño más ha sido determinante.

«Muy pocas veces nos enseñan a cómo tratar bien esas situaciones. De nuestra parte, hasta que las cosas no cambien, tenemos que estar a la ofensiva y debemos saber lidiar con esas personas, saber decir que no, creo que ese es un gran desafío».

En su mensaje final y con una audiencia conmovida por todos los testimonios, el rector Emilio Alberto De Ygartua Monteverde, resaltó la importancia de la realización de este tipo de foros para el empoderamiento de la mujer, ya que aseguró que la difusión es importante para darle el lugar que le pertenece a la mujer, sobre todo para hacer un cambio de mentalidad en estos tiempos.

 

 

Etiquetas:

Comparte: